jueves, mayo 10, 2007

CEBOLLA

Aún cuando es considerada una hortaliza modesta (“el aliño de los pobres”), la cebolla tiene propiedades medicinales naturales y un muy buen complemento nutritivo. Esta hortaliza es una verdadera fuente de salud.

Historia:

Como cultivo se conoce desde 3.000 años A. de C. La conocían los Sumerios (Mesopotania) en el S. VI antes de nuestra era y en Grecia y Roma en el S. V a. n e. Se comenzó a cultivar en el Medio Oriente y a América fue traída por Colón en el 1492.

El estudio de inscripciones en las tumbas faraónicas señala la presencia de la cebolla en el antiguo Egipto. Durante la Edad Media, la cebolla podía estar presente tanto en los menús palaciegos como en los platos más modestos.

Características

Planta bianual: Primer año o fase: vegetativa desde plántula hasta la formación del bulbo, que es el órgano de la etapa de receso Segundo año o fase reproductiva, corresponde a la producción de semillas.

PROPIEDADES CURATIVAS

Sus propiedades terapéuticas se aprovechan mejor si se consume cruda ya que la mayor parte de ellas están en las sustancias volátiles que son las que hacen llorar.

Si no se tolera cruda se puede aliñarla con aceite de oliva (pica menos) o bien comer poca pero más seguido o ligeramente cocida.

Tiene un efecto alcalinizante sobre el organismo lo que ayuda a remineralizar y eliminar toxinas fácilmente.

Es un buen diurético y recomendable en hay edemas, hinchazones o problemas de las vías urinarias.

Los hombres deben aprovechar que también beneficia a la próstata.

Ayuda en los reumatismos ya que favorece la eliminación del ácido úrico.

Su riqueza en Azufre y otros compuestos azufrados hacen que sea especialmente indicada para fortalecer el cabello y mantener una piel más sana.

Estos mismos compuestos azufrados y sus flavonoides le confieren también un gran poder bactericida y es así un gran desinfectante natural. En casos de tifus, gripes, y otras infecciones será de gran ayuda consumir mucha cebolla.

El sistema nervioso también se beneficia del contenido en fósforo y azufre, por lo que es recomendable su consumo en personas con depresión, agotamiento nervioso o insomnio.

La cebolla ayuda a las arterias ya que sus minerales favorecen la elasticidad sus paredes y limpian el colesterol. Es por este motivo muy indicada en problemas cardiovascular e hipertensión.

Es tambien recomendada en casos de asma ya que gracias a su riqueza en Tiosulfinatos, alivia la constricción de los bronquios. Como también es rica en Quercitina que alivia las alergias (otro factor que complica el asma) tiene un doble efecto beneficioso.

EFICAZ CONTRA LA DIABETES

Su alto contenido en glucoquinina, disminuye el nivel de azúcar en la sangre, y no aporta azúcares, grasas y calorías. Estos factores hacen que la cebolla esté indicada en dietas para personas diabéticas.

CONTRA EL ESTREÑIMIENTO

El alto contenido en fibra es una forma eficaz ayuda contra el estreñimiento. La cebolla cocida puede resultar muy beneficiosa por su aporte de agua, que repercute favorablemente en el proceso digestivo.

La siguiente receta resulta de gran ayuda si se padece estreñimiento: cocer una cebolla cortada a rodajas en medio litro de agua con miel, colar el liquido de la decocción y beber una taza por la mañana y otra por la noche.

BUENA PARA LOS RIÑONES

La cebolla es diurética y está muy indicada para conseguir un buen funcionamiento de los riñones. Sólo es necesario triturar dos cebollas medianas y macerarlas, durante seis días, en un litro de vino blanco seco. Se filtra el líquido obteniendo vino de cebolla, que se puede tomar durante una semana, a razón de 60-80 mg diarios.

Información nutricional (por 100 gr.)

• Fibra 1,3 gr.

• Calorías 23

• Proteínas 0,9

• Potasio 140 mg.

• Calcio 31 mg.

• Fósforo 32 mg.

• Vitamina C 25 mg.

• Muy rica en Azufre

Sitio Recomendado

Medicinas Alternativas agradece y recomienda la información incluída en los siguientes sitios web: www.ecovisiones.cl y hierbitas.com. Mucha de la información que auí encontrará fue extraída de dichos sitios y es propiedad intelectual de sus autores.