miércoles, octubre 11, 2006

¿Puedo darle una dieta vegetariana a mi hijo?

¿Puedo darle una dieta vegetariana a mi hijo?


Desde hace algunos años, las dietas vegetarianas se convirtieron en una moda por sus ventajas para la salud: los vegetales no tienen colesterol, poseen vitaminas y minerales, y se digieren rápido. Pero también entrañan alguna desventaja: no aportan todos los nutrientes necesarios para el organismo. Y, en el caso de los niños, cuyo requerimiento nutricional es más alto que el de los adultos, una dieta vegetariana puede acarrear riesgos para la salud.

Las dietas vegetarianas están contraindicadas para los niños y los adolescentes, porque éstos se encuentran en plena etapa de crecimiento y los vegetales no brindan todos los nutrientes necesarios.

Estas dietas, si no están adecuadamente planificadas por un profesional idóneo, pueden producir desnutrición, por no cubrir los requerimientos de proteínas. Además de que, en niños y adolescentes, puede causar un déficit en el crecimiento. Otra consecuencia es la anemia por carencia de hierro (ferropénica), anemia ferropénica. Sus síntomas son el cansancio, la fatiga y, en los chicos, poco rendimiento en el colegio, y problemas de conducta. La falta de ácido fólico, que participa en la maduración de los glóbulos rojos, puede producir un tipo de anemia denominada megaloblástica. También, el déficit de calcio puede afectar la densidad de los huesos, y causar osteoporosis y osteomalacia.

Proteínas: los ladrillos del organismo

Con respecto al aporte de proteínas, la carne es una de las fuentes más completas. Y las proteínas son esenciales para el funcionamiento del organismo, pues participan en el crecimiento, el mantenimiento de las células, y en la contracción muscular.

Las proteínas se componen de unidades menores, los aminoácidos que, en distintas combinaciones, pueden constituir un gran número de proteínas diferentes. Algunos seres vivos producen todos los aminoácidos que necesitan para fabricar sus proteínas. Pero los seres humanos no podemos, por eso debemos ingerirlos en la alimentación.

El hierro es necesario para la producción de la hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos, y cuya función es transportar el oxígeno desde los pulmones hasta todas las células del cuerpo. Si falta el hierro, disminuye la hemoglobina y, en consecuencia, llega menos oxígeno a las células. Esto les produce un deterioro que, en algunos casos, puede dejar secuelas. Algunos estudios han demostrado que una anemia prolongada puede afectar el rendimiento intelectual en los chicos. Una etapa particularmente vulnerable al déficit de hierro es la pubertad, por el crecimiento rápido que tiene el organismo.

En los alimentos, el hierro se presenta bajo dos formas: uno que se denomina hem, presente en los productos de origen animal, y otro denominado no hem, que se encuentra en los vegetales. El hierro de origen animal se absorbe mucho mejor que el de origen vegetal. La absorción del hierro de los vegetales depende de la presencia de otros alimentos, como las fibras, ciertos metales, u otros componentes de la dieta. El hierro de la carne, en cambio, se ve poco modificado por esos factores.

Las vitaminas

Una vitamina importante para el organismo es la B12, que se encuentra en el hígado, en la carne vacuna, el pescado, los huevos, los mariscos y la leche. El déficit de esta vitamina puede provocar distintos tipos de anemia y trastornos en la absorción intestinal.

Otro componente importante para el organismo es el ácido fólico, que se encuentra en el hígado, los huevos, las levaduras, las verduras de color verde oscuro y con hojas, los porotos, y también en las nueces y las avellanas. La carencia de acido fólico, además de producir un tipo de anemia (megaloblástica), en embarazadas puede afectar el desarrollo del sistema nervioso del embrión.

Con respecto al calcio, para cubrir los requerimientos es necesario ingerir cantidades suficientes de vegetales verde oscuro, como la acelga, el berro, la achicoria y el perejil. El mejor recurso es la leche se soja fortificada o el queso de soja (tofú).

La vitamina D no existe en ningún alimento de origen vegetal, pero se puede obtener con suplementos, o con una adecuada exposición solar. Esta vitamina es fundamental para la absorción del calcio.

Lo importante, si se sigue una dieta vegetariana, es contar con el asesoramiento de un médico o un nutricionista.

h t t p : / / w w w . b u e n a s a l u d . c o m /

Sitio Recomendado

Medicinas Alternativas agradece y recomienda la información incluída en los siguientes sitios web: www.ecovisiones.cl y hierbitas.com. Mucha de la información que auí encontrará fue extraída de dichos sitios y es propiedad intelectual de sus autores.