miércoles, octubre 11, 2006

Acupuntura, saber milenario

Acupuntura, saber milenario

Afuera, bocinazos, ruido inconfundible de una gran ciudad occidental; en el silencioso interior del consultorio un paciente que sufre fuertes dolores crónicos de cabeza es sometido a una técnica milenaria nacida en algún sitio remoto del Oriente. Hoy como ayer, la expectativa está puesta en pequeñas agujas colocadas en distintas partes del cuerpo con un único fin, mejorar la calidad de vida.

Es apenas un pequeño pinchazo que una vez aplicado no debe doler. Cuando se coloca la aguja, se gira con la mano 180 grados para captar la energía. Esto da una sensación especial que el paciente a veces refiere como un calor o una electricidad, explican los especialistas –muchos de ellos médicos clínicos- sobre esta disciplina con más de 2500 años de historia.

El origen de la acupuntura se remonta por lo menos a la China del período neolítico, según hallazgos arqueológicos e interpretaciones históricas, sin embargo la confirmación formal se da en la dinastía Shang (1766-1123 a.C.).

El material con el que se fabricó las agujas que utiliza el acupunturista es testimonio de la tecnología de cada época histórica. Hubo punzones de piedra, sílex o jade, y más recientemente de oro y plata, para llegar, actualmente, a los de acero macizos descartables. En algunos casos son agujas bimetálicas, con cabezal de cobre. Este peculiar elemento de aplicación fue el que llevó a monjes jesuitas en el siglo XVII, a bautizar esta técnica como acupuntura, derivada del latín, acus: aguja y punctura: punción.

Sólo en el siglo XIX hay referencias acerca del empleo de la acupuntura en la historia médica de Occidente por el doctor William Osler, que la empleó en su práctica clínica. Pero su mayor expansión se da en el siglo XX, especialmente luego de la visita que realizó en los años 70 el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, a China.

Cuando integrantes de la delegación norteamericana presenciaron operaciones cardiológicas y de tiroides con anestesia acupuntural, la milenaria especialidad obtuvo una amplia difusión de la prensa estadounidense y con ella en todo el mundo occidental.

Bajo la lupa

La acupuntura se basa en la estimulación de territorios cutáneos, llamados puntos de acupuntura, con la finalidad de activar los sistemas fisiológicos del individuo para mantener su salud o tratar su patología. Si bien es cierto que se emplean agujas, es el método más usual pero no el único. También se aplica estimulación de calor, presión digital, corriente eléctrica, láser y magnetos.

La acupuntura es el método médico a través del cual una moderada y eficaz estimulación periférica produce una máxima activación del sistema neuro-inmune endógeno, liberando varios neurotransmisores que modulan la actividad del sistema neurovegetativo, con lo que hay una regulación fisiológica.

La aplicación de esta disciplina es muy amplia. Es utilizada para afecciones tan diversas como las lesiones muscoloesqueléticas, artritis, cefaleas, asma, trastornos emocionales, enfermedades digestivas, alergias.

Ya en 1979 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la eficacia de este método y recomendó una larga lista de dolencias que pueden ser tratadas por acupuntura. Entre ellas se encuentran las que afectan el tracto respiratorio superior, como sinusitis, tinitus, resfrío común, amigdalitis agudas; al sistema respiratorio: bronquitis aguda, asma bronquial; las que producen desórdenes de la vista -conjuntivitis aguda-; de la boca - odontalgias, gingivitis-, desórdenes gastrointestinales como espasmos de esófago, hipo, gastroptosis, gastritis aguda, hiperacidez crónica, úlcera duodenal crónica (alivio del dolor), entre otros. En el caso de desórdenes neurológicos y músculo-esqueléticos, aconseja utilizar acupuntura para casos de cefalea y migraña, neuralgia del trigémino, parálisis facial, entre otros.

En muy pocas sesiones, por ejemplo, se recupera una parálisis facial, originada por frío o virus; no ocurre lo mismo con la motivada por una destrucción tumoral del nervio facial.

Esta disciplina cuenta con reconocimiento oficial en la mayoría de las naciones del mundo. En Brasil, es especialidad médica reconocida; en Colombia, es reconocida por la seguridad social; en México, hace años que ya tiene el reconocimiento y en Venezuela se está muy próximo a que esto ocurra. En Estados Unidos está reglamentada su práctica en cada uno de la mayoría de los estados.

Sitio Recomendado

Medicinas Alternativas agradece y recomienda la información incluída en los siguientes sitios web: www.ecovisiones.cl y hierbitas.com. Mucha de la información que auí encontrará fue extraída de dichos sitios y es propiedad intelectual de sus autores.